Concierto de la Orquesta Sinfónica de la UANL. Primera Temporada de Conciertos 2013. Programa V

Feb 25, 2013 Comentarios desactivados en Concierto de la Orquesta Sinfónica de la UANL. Primera Temporada de Conciertos 2013. Programa V by

La Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, bajo la batuta de Gabriele Pezone, director huésped, con la arpista Melinda Felletár,  ofrece el  quinto recital de la Primera Serie de Conciertos 2013. La orquesta de la Máxima Casa de Estudios interpretará las obras  Obertura “Vísperas sicilianas”, de Verdi; Concierto Serenata, de Rodrigo; y Sinfonía no. 1 “Primavera”, de Schumann.

 

 

PROGRAMA V

 

Obertura ‘Las vísperas sicilianas’                                                                                   Verdi

 

Concierto Serenata                                                                                                       Rodrigo

 

Estudiantina: Allegro ma non troppo

Intermezzo con aria: Adagio

Sarao: Allegro deciso

 

INTERMEDIO

 

Sinfonía no. 1 ‘Primavera’                                                                                       Schumann

Andante-Allegro molto vivace

Larghetto

Molto vivace

Allegro animato e grazioso

 

Director huésped: Gabriele Pezone

 

Solista: Melinda Felletár, arpa

 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Gabriele Pezone, director huésped | Ganó su primer concurso de composición siendo muy joven. Estudió piano bajo la tutela de Antonio Luciani, quien fue pupilo del pianista napolitano Vincenzo Vitale. Se graduó como pianista del Conservatorio Ottorino Respighi ubicado en la ciudad de Latina, Italia, donde estudió con la profesora Salvatorella Coggi, así como con Alessandra Ammara y Roberto Prosseda, con quien tuvo el privilegio de tocar a cuatro manos durante el Festival Pontino 2009.

Posteriormente concluyó sus estudios de órgano y composición para órgano con Luigi Sacco [pupilo del organista Fernando Germani]. También se instruyó en contrapunto y fuga con Alberto Meoli y, en música y dirección coral, con Mauro Bacherini. Estudió improvisación de órgano con Stefano Rattini y, perfeccionamiento en ese mismo instrumento, con Mariela Mochi y Olivier Latry.

Realizó cursos sobre ministerios litúrgicos en la Diócesis de Roma con apoyo de Marco Frisina. Estudió dirección con Narciso Sofia, Nicola Samale y Deian Pavlov. Dirigiendo a la Orquesta de Cámara Corelli ha presentado las óperas ‘La Cenicienta’ de Rossini, ‘Don Pascuale’ de Donizetti y ‘Las bodas de Fígaro’ y ‘Don Giovanni’ de Mozart. También ha dirigido a la Orquesta Filarmónica Estatal de Vidin, Bulgaria.

Dirigió ‘La Traviata’ y ‘Madama Butterfly’ en las localidades italianas de Cassino y Latina. Recientemente actuó como director huésped de la Orquesta Sinfónica Juvenil Internacional de Lanciano, Italia, y de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, donde fue elogiado por el público y la crítica.

Fundó la Orquesta de Cámara de la Ciudad de Fondi, Italia, con quien realizó recientemente una grabación para Radio Vaticano junto con la pianista Natalie Gabrielli. También fundó el Sound Track Ensamble, grupo instrumental juvenil creado en colaboración con la agencia cinematográfica ‘Giuseppe De Santis’. Gabriele Pezone es miembro de la Comisión de Música Sacra y Cantos Litúrgicos de la Arquidiócesis de Gaeta, Italia. Es presidente de las asociaciones musicales ‘Ferruccio Busoni’ y ‘Sergei Rachmaninoff’, con quienes organiza numerosos eventos culturales.

En 2006 ganó la quinta edición del Premio Internacional ‘Giuseppe Sciacca’ con la pieza para piano ‘Mozarteum’, prestigiado reconocimiento que le fue entregado en la Cámara Italiana de Diputados.

Es director de arte del Festival Musical de Fondi. Es miembro del Campus Internacional de Música en Latina. Ha sido director artístico de la Semana Cultural de Fondi y director musical de la ópera ‘Generación Wojtyla-Love rock musical’, escrita y musicalizada por Raffaele Avallone y presentada durante 2009 en Polonia con magníficos resultados.

Ha sido organista titular del Coro de la Arquidiócesis de Gaeta y sus actuaciones han sido transmitidas por TV Polonia, Radio Maria y la cadena RAI 1.

Junto con el pianista Leone Keith Tuccinardi forma el Dúo Pianístico Pontino, con quien ha ofrecido conciertos en las ciudades italianas de Teramo, Pescara, Roma, Nápoles y Milán. El dueto debutó junto a una orquesta interpretando el concierto para cuatro manos del compositor checo Leopold Kozeluch, bajo la dirección de Sandro Naglia.

Ha colaborado con el tenor  Roberto Cresca, la soprano Laura Celletti, el violinista y pianista David Alogna, así como con Ciampi y Joseph Gullotta.

Su interés global en el arte del sonido también lo ha llevado a interesarse en la música folclórica, razón por la que toca el acordeón en el grupo ‘Cittá di Fondi’, con quien obtuvo el Best Music Award 2011 del Octavo Festival de Danza Folclórica de Nicosia, Chipre.

Gabriele Pezone también imparte clases de piano en el Centro de Estudios Musicales ‘Ars’ en Fondi y en el Instituto Príncipe Amadeo en Gaeta, además de estudiar ingeniería en sistemas en la Universidad de Roma ‘La Sapienza’.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Melinda Felletár, arpa | Melinda Felletár nació en la ciudad de Hódmezővásárhely, ubicada al sur de Hungría. Inició sus estudios de arpa en el Conservatorio Szeged, bajo la dirección de Richárd Weninger [arpa] y Lajos Huzsár [composición]. Después ingresó al Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, lugar donde estudió en la clase de Vera Dulova, la mundialmente famosa catedrática y arpista. En Rusia, Felletár se graduó como arpista, intérprete de música de cámara e instructora de arpa.

Regresó a Hungría para trabajar con la Orquesta Sinfónica Szeged y el Teatro Nacional de Szeged. En esa época interpretó la mayoría del repertorio para arpa -tanto de cámara como para solista- creado por compositores como Mozart, Glier, Ginastera, Debussy, Boieldieu, Frank Martin, etc.

Melinda Felletár es profesora del Conservatorio Szeged desde 1991. Su primer disco compacto como solista fue publicado en 1996. En 1998 se unió a la Orquesta Sinfónica Húngara. En 1999 grabó, junto al reconocido violochelista János Starker, el Romance para violonchelo, arpa y orquesta de cuerdas del compositor húngaro Leo Weiner.

Durante la temporada 2003-2004 interpretó los seis Conciertos húngaros para arpa en una serie que, dividida en tres partes, fue transmitida con gran éxito por la Radio Pública Húngara. Algunos de los Conciertos húngaros para arpa forman parte de los discos compactos editados por Felletár.

La arpista cuenta con una amplia discografía. Entre su nutrido repertorio también se incluyen compositores como Handel, Boieldieux, Dohnanyi, Damase, Rodrigo, Vivaldi, Farkas, Hidas, Járdányi, Balassa, Ravel, Tournier, Bernstein y Britten.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Comentarios a las obras | Por: Juan Arturo Brennan, crítico musical

 

GIUSEPPE VERDI  (1813-1901) | Obertura de la ópera Las vísperas sicilianas

No deja de ser curioso (y quizá hasta antipatriótico, considerando el tema) que la ópera de Giuseppe Verdi conocida comúnmente como Las vísperas sicilianas hubiera llevado como título original el de Les vépres siciliennes, en un francés por demás ajeno al espíritu de Verdi y de su ópera. El caso es que Verdi escribió esta obra para la Ópera de París, donde fue estrenada el 13 de junio de 1855. A pesar de que ni Verdi estaba muy satisfecho con esta obra ni el público francés estaba satisfecho con Verdi, Las vísperas sicilianas resultó ser suficientemente exitosa como para que los promotores franceses ofrecieran al compositor italiano un buen puñado de francos para quedarse en París; sin embargo Verdi, el más italiano de los italianos, no quiso saber nada del asunto.

Las vísperas sicilianas es una de tantas óperas en la historia en las que un asunto de corte épico-patriótico se entrelaza (con mayor o menor éxito en el plano dramático) con un asunto de aliento romántico. Dicho de otra manera: las pasiones individuales en el marco de los grandes temas sociales y/o nacionales. En este caso, el Gran Tema Nacional es la ocupación de Sicilia por los franceses allá por el siglo XIII. Los protagonistas de este asunto son los siguientes, no necesariamente en orden de aparición:

 

–          Elena de Austria

–          Montfort, gobernador francés de Sicilia que ha hecho ejecutar a un hermano de Elena

–          Henri, un joven patriota siciliano de quien Elena se enamora

–          Procida, un no tan joven patriota siciliano, francamente fanático

 

La parte épica del asunto que protagonizan los arriba mencionados es harto sencilla: se trata simplemente de que los sicilianos quieren cortar el cuello a los invasores franceses y tirarlos al mar. Para ello, el fogoso Procida se dedica a tramar y complotar permanentemente para azuzar a los sicilianos en contra de las fuerzas de ocupación. Mientras tanto, alguien descubre que el joven Henri es en realidad el hijo ilegítimo del gobernador Montfort (una clase de detalle muy socorrido en muchas óperas), aunque a Henri no le hace mucha gracia el descubrimiento. Eso no le impide, sin embargo, salvarle la vida a Montfort evitando que Elena y Procida lo asesinen. Como dicen que el amor todo lo puede, Henri y Elena organizan su boda sin saber que la ceremonia ha de ser el pretexto que Procida busca para organizar una matanza de franceses. A punto de la boda, Elena se da cuenta de lo que va a suceder y trata de impedir que la ceremonia se lleve a cabo. Sin embargo, Montfort se obstina en que los planes sigan adelante y ordena tocar las campanas del oficio de vísperas para anunciar la boda. Grave error de su parte, porque las campanas son la señal que desata la furia de los patriotas sicilianos, quienes proceden a hacer una verdadera carnicería de los franceses.

Como era de esperarse, tan patriótica acción por parte de los sicilianos no podía quedarse para siempre en francés, de modo que Les vépres siciliennes fue rápidamente traducida al italiano como I vespri siciliani por Caimi y Fusinato, y en su idioma natural fue estrenada en diciembre de 1855 en el Teatro Ducal de Parma. Dos meses después, Las vísperas sicilianas pasó a ser una de esas óperas que alguna vez han sido conocidas con un  título alternativo; para su representación en el Teatro de La Scala de Milán fue anunciada como Giovanna di Guzmán, por razones tan poco claras como cualquier argumento de ópera.

Lo cierto es que la base histórica de este enredado asunto operístico es bastante sólida. El tal Procida fue, en efecto, un patriota siciliano que tramó organizar una rebelión cuando el rey Carlos (de la dinastía Angevin) estuviera ocupado y distraído atacando al imperio bizantino. El asunto tratado por Verdi en esta ópera tuvo su culminación el lunes de Pascua, 30 de marzo de 1282, en la iglesia del Espíritu Santo en Palermo. A la hora de las vísperas, un grupo de soldados franceses de las fuerzas de ocupación cometió el grave error de insultar a una mujer siciliana. Prontamente, los aguerridos compatriotas de la dama agraviada mataron a los soldados, dando principio al motín en el que el pueblo de Palermo acabó con casi dos mil hombres, mujeres y niños franceses. Muy pronto, la revuelta habría de extenderse por toda Sicilia, y aunque el incidente relatado fue la chispa que prendió el fuego, lo cierto es que los sicilianos tenían muchas razones de mayor peso para rebelarse contra la opresión. La masacre de las Vísperas Sicilianas desató una guerra cuya dinámica está descrita así, parcialmente, en la Enciclopedia Británica:

 

Los Angevin, Carlos I y su sucesor Carlos II, eran apoyados por el Papa, por los güelfos italianos y por Felipe III de Francia, quien lanzó su desastrosa campaña contra Aragón en 1285 en un intento de poner a Carlos de Valois en el trono de Pedro III.

 

Como verá usted, lector, la historia es casi tan clara y sencilla como el argumento de la ópera. O viceversa…

 

JOAQUÍN RODRIGO  (1901-1999) | Concierto serenata para arpa y orquesta

Me parece que esta es una ocasión más que se presta idealmente para parafrasear un chiste surrealista que el maestro Luis Herrera de la Fuente solía hacer sobre las sinfonías de Ludwig van Beethoven (1770-1827). En esta nueva versión, el chiste va más o menos así, y podría surgir, por ejemplo, de un programa televisivo de concurso.

 

–          ¿Cuántos conciertos compuso Joaquín Rodrigo?

–          Once.

–          Correcto. Menciónelos todos, por favor.

–          El Concierto de Aranjuez.

 

Y ahí termina el diálogo, seguramente. Y los demás conciertos, ¿dónde quedaron? Para aquellos que se encuentren en la penosa situación de nuestro hipotético concursante, va esta lista a manera de recordatorio:

 

Concierto de Aranjuez, para guitarra (1939) – Regino Sáinz de la Maza

Concierto heroico, para piano (1933-1942) – Leopoldo Querol

Concierto de estío, para violín (1943) – Enrique Iniesta

Concierto en modo galante, para violoncello (1949) – Gaspar Cassadó

Concierto serenata, para arpa (1952) – Nicanor Zabaleta

Fantasía para un gentilhombre, para guitarra (1954) – Andrés Segovia

Concierto madrigal, para dos guitarras (1966) – Ángel y Pepe Romero

Concierto andaluz, para cuatro guitarras (1967) – Los Romero

Concierto pastoral, para flauta (1978) – James Galway

Concierto como un divertimento, para violoncello (1981) – Julian Lloyd Webber

Concierto para una fiesta, para guitarra (1982) – Pepe Romero

 

Para que el breviario concertante-cultural sobre Rodrigo sea más completo, me permití añadir en la cronología arriba citada los nombres de los intérpretes involucrados en el estreno (y en muchas ocasiones, también en el encargo) de los respectivos conciertos. Es un hecho, a la luz de la lista en cuestión, que una parte sustancial de los melómanos recuerda a Rodrigo solamente a través del Concierto de Aranjuez. Por otra parte, en diversos sectores del ámbito cultural español de  hoy se tiende a menospreciar a Rodrigo, con el argumento de que el tipo de música que escribió estaba totalmente fuera de época, y que parecía pertenecer a cualquier otro siglo menos al siglo XX en el que le tocó vivir. Al respecto, cito estas palabras, publicadas a manera de editorial en el periódico español Diario 16 el 7 de julio de 1999, al día siguiente de la muerte del compositor nativo de Sagunto:

 

¿Fue Rodrigo compositor de una sola obra? Sin duda no. De no haber existido el concierto que le valió el marquesado de los jardines de Aranjuez, hubiera figurado también en la historia de la música española. Su Concierto serenata para arpa y orquesta, la obra En busca del más allá que le encargó la NASA, son muestra más que suficiente de un gran talento. Un talento con el que habrá quienes no congenien. La popular, que no populachera, estética de Rodrigo necesariamente había de chocar con las vanguardias. Y, por qué no decirlo, con las envidias de muchas vanguardias frustradas.

 

Joaquín Rodrigo, Marqués de los Jardines de Aranjuez por gracia de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de España, compuso el Concierto serenata para el gran arpista español Nicanor Zabaleta. Como otras obras de Rodrigo (en particular sus conciertos), ésta se caracteriza por una feliz profusión de melodías y por una escritura orquestal que recuerda claramente la de otras de sus partituras concertantes. En el caso particular del Concierto serenata, destaca la combinación de brillantez y delicadeza con la que el compositor logró hacer destacar de la mejor manera posible las cualidades del arpa solista. Es interesante notar que para construir el primer tema del concierto, Rodrigo utilizó como fuente la canción tradicional castellana De los álamos vengo, madre, que fue usada también por Manuel de Falla (1876-1946) en el primer movimiento de su Concierto para clavecín (1923-1926).

El estreno del Concierto serenata de Joaquín Rodrigo se realizó el 9 de noviembre de 1956 en el Palacio de la Música de Madrid, con Nicanor Zabaleta como solista y la Orquesta Nacional de España dirigida por Paul Kletzki. Como instrumentista excelente que fue, Nicanor Zabaleta realizó una revisión de la parte solista del Concierto serenata de Rodrigo, adaptando algunos de sus pasajes a las posibilidades de sus portentosas manos.

 

POSDATA: El chiste musical del maestro Herrera de la Fuente arriba mencionado dice así:

 

–          ¿Cuántas sinfonías compuso Beethoven?

–          Nueve: la Quinta y la Novena.

 

ROBERT SCHUMANN  (1810-1856)|Sinfonía No. 1 en si bemol mayor, Op. 38, Primavera

Desde mucho antes que Antonio Vivaldi (1678-1741) escribiera sus cuatro conciertos para violín titulados colectivamente Las cuatro estaciones, los músicos ya tenían una marcada afición por intentar describir las estaciones del año a través de sus composiciones. Sin duda, por razones bien evidentes, la estación que con más frecuencia ha sido elegida para ser descrita musicalmente es la primavera, y esto queda bien documentado a través de la muy larga lista de composiciones que llevan la palabra primavera en su título. Como la mencionada lista es enorme, basta citar aquí los nombres de algunos compositores notables que en algún momento de su vida se sintieron primaverales: Beethoven, Brahms, Britten, Copland, Chaikovski, Debussy, Delius, Grieg, Liszt, Schubert, Sibelius, Wolf, Stravinski, sin olvidar al compositor mexicano Joaquín Beristáin y su obertura La primavera. A esta lista es necesario añadir la primera de las cuatro sinfonías escritas por Robert Schumann, que en realidad no es la primera sino la segunda. ¿Cómo es esto?

Resulta que allá por el año de 1832 Schumann hizo su primer intento sinfónico: escribió una sinfonía en sol menor que resultó bastante pobre, sobre todo porque su orquestación era débil y rudimentaria. Este problema habría de aquejar a Schumann durante toda su carrera, y él fue el primero en reconocerlo; el mismo año de la creación de su fallida sinfonía en sol menor escribió esto en una carta a un amigo, refiriéndose a su orquestación:

 

Con frecuencia pongo amarillo donde debiera poner azul.

 

Esta afirmación tiene que ver, quizá de modo muy directo, con la teoría de Schumann respecto a que a cada tonalidad musical se podía asociar un color. El caso es que la mencionada sinfonía resultó tan pobre que el mismo Schumann se desentendió de ella y la olvidó.

Años después, en 1840, Schumann se casó con la pianista Clara Wieck, que había sido su alumna. Al parecer, los primeros, felices tiempos de casado fueron una inmejorable fuente de inspiración para Schumann, quien se decidió a abordar de nuevo la creación de una sinfonía. Además, Schumann tomó como pretexto un poema de Adolph Böttger relativo a la primavera para dar título a su sinfonía. De hecho, Schumann fue más allá, dando títulos a cada uno de los cuatro movimientos de la obra: Despertar de la primavera; Noche; Alegres compañeros de juego; El adiós de la primavera. Estos títulos, sin embargo, fueron descartados más tarde por el compositor cuando la sinfonía quedó lista. La alegría y el optimismo que caracterizan la obra parecen confirmar que Schumann, en efecto, pasaba por uno de los mejores momentos de su vida. El estreno de la obra se llevó a cabo en Leipzig el 31 de marzo de 1841 bajo la dirección de Félix Mendelssohn, quien por entonces era el director de la famosa Orquesta de la Gewandhaus. La reacción del público ante la nueva obra fue cordial mas no apoteótica, a pesar de lo cual Schumann, quien por entonces gozaba de excelente humor, consideró el estreno un triunfo. Antes de entregar la partitura de su sinfonía Primavera al editor, Schumann revisó a fondo la orquestación de la obra.

Tiempo después, en 1843, cuando la sinfonía Primavera se iba a interpretar en Berlín, el compositor escribió al director de la orquesta lo siguiente:

 

¿Podría usted infundir a su orquesta durante la interpretación de mi sinfonía el mismo anhelo por la primavera que sentí cuando la escribí en febrero de 1841? La primera entrada de las trompetas, quisiera que sonara como si viniera de lo alto, como una llamada al despertar. Y quisiera que se leyera entre líneas, en el resto de la introducción, cómo por todas partes surge el verde, cómo vuelan las mariposas. Y luego, en el allegro, cómo poco a poco todo parece pertenecer a la primavera. Sé que estos son pensamientos fantasiosos que me vinieron después de terminar la obra; sólo quiero decirle que el cuarto movimiento me pareció un adiós a la primavera.

 

Sobre estos impulsos poéticos de Schumann respecto a esta obra suya, el musicólogo inglés Mosco Carner escribió lo siguiente:

 

Es precisamente esta intrusión de ideas poéticas lo que da al trabajo sinfónico de Schumann su valor especial. Él abrió para la sinfonía un mundo de imágenes y lirismo romántico que era a la vez nuevo y personal.

 

Parece ser que en algún momento de su vida Schumann afirmó que la pluma de acero con la que había escrito su sinfonía Primavera había sido hallada por él sobre la tumba de Beethoven en el cementerio Währing en la ciudad de Viena. Nunca se sabrá si esto es cierto o no. Sin embargo, si la afirmación de Schumann era simbólica y con ella quiso decir que se consideraba heredero de la tradición sinfónica culminada por Ludwig van Beethoven (1770-1827) en su Sinfonía No. 9, lo cierto es que estaba equivocado, porque esa herencia habría de ser continuada con mayor fortuna por Johannes Brahms (1833-1897), Anton Bruckner (1824-1896) y Gustav Mahler (1860-1911).

 

 

 

DATOS:

 

Concierto de la Orquesta Sinfónica de la UANL

Primera Temporada de Conciertos 2013

Programa V

Gabriele Pezone, director huésped.

Melinda Felletár, arpa.

Obras: Obertura “Vísperas sicilianas”, de Verdi; Concierto Serenata, de Rodrigo; y Sinfonía no. 1 “Primavera”, de Schumann.

Jueves 28 de febrero del 2013

Hora: 19:30 horas

Lugar: Teatro Universitario 

Costo: Planta baja: $ 160/Planta alta: $ 140

Descuentos para INAPAM y estudiantes: $100 (sólo planta alta)

Boletos: http://boleticket.com/ y en las taquillas del Teatro Universitario (una hora antes de la función)

Dirección: Praga y Trieste s/n. Colonia Residencial Las Torres. Campus Mederos UANL.

Monterrey, Nuevo León.

Informes: 11000 330

 

 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

  

Boletos | Oficina de la OSUANL [9:00am-14:00pm]

Boleticket y Taquilla del Teatro Universitario [una hora y media antes del concierto].

                 Localidades: $160 [planta baja] | $140 [planta alta]

                 Descuentos: INAPAM: $120 [planta baja] | Estudiantes y maestros: $100 [planta alta]

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Comentarios previos al concierto | Jueves, 19:00 h / Vestíbulo del Teatro Universitario

Por: Ricardo Marcos, crítico musical

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

‘Nuestra Orquesta’ en radio | Miércoles, 16:30 a 18:00 h | Opus 102 FM y Radio UANL 89.7FM

                El programa de la Orquesta Sinfónica UANL

                                                      Noticias, entrevistas, próximos conciertos, boletos gratuitos

Conduce: Jorge Orozco | Producción: Josefina Benavides

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

OSUANL por televisión | Jueves, 19:30 h / Canal 53 TV UANL | Siga nuestros conciertos en vivo

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Informes | 83497621 y 22

info@osuanl.com

www.osuanl.com

Facebook: Orquesta Sinfónica de la UANL

 

 

 

 

 

Eventos, Teatro Universitario UANL

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.
A %d blogueros les gusta esto:
© Copyright, Secretaría de Extensión y Cultura - UANL. Monterrey, Nuevo León México. Derechos Reservados. Todo el contenido en
este sitio es propiedad de la UANL y/o es exhibido bajo permiso de sus respectivos propietarios.


Inicio - Terminos de Uso - Aviso Legal